Desde el asfalto. Los grandes centros urbanos crecen inexorablemente con los automóviles y se sumergen en trancones cotidianos. Si a esa inercia se suma la incompetencia y negligencia de sus gobernantes para afrontar el reto de la movilidad, la ciudad cae en una especie de letargo, de resignación (Bogotá, 2015).